El Clima en

HOY

MAÑANA

PASADO

Los talibanes dicen que no prolongarán el alto el fuego
Los talibanes dicen que no prolongarán el alto el fuego

Kabul, 17 jun (EFE).- Los talibanes anunciaron hoy que no prolongarán el alto el fuego de tres días decretado con motivo del Aíd al Fitr o festividad de final del Ramadán, que termina esta medianoche, y negaron que estén manteniendo conversaciones de paz con el Gobierno de Kabul.

"Este alto el fuego no fue en respuesta al cese el fuego del régimen de Kabul sino que fue anunciado por el bienestar de la nación y llega a su fin esta noche", dijo la formación insurgente en un comunicado difundido en su página web.

El presidente de Afganistán, Ashraf Gani, había declarado la semana pasada un alto el fuego unilateral después de que unos 2.000 ulemas sacasen una fatua en la que declaraban "ilegítimo" el conflicto y ayer prolongó la medida por un periodo todavía sin determinar, al tiempo que llamó a los talibanes a hacer lo mismo.

"Se ordena a los muyahidines de todo el país que continúen como antes con sus operaciones contra los invasores extranjeros y sus marionetas internas", dijeron los talibanes en su comunicado en referencia a las tropas internacionales y afganas.

Además, negaron que estén manteniendo un diálogo "ni público ni secreto" con el Gobierno afgano, como se ha especulado en los últimos tres días dado el acercamiento entre combatientes talibanes y soldados en diferentes puntos del país.

El grupo liderado por el mulá Haibatullah renovó su llamamiento a Estados Unidos a unas negociaciones de paz.

"La parte invasora americana debe darse cuenta y entender la realidad de la situación, parar su testarudez sin sentido y sentarse directamente en un diálogo con el Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) para encontrar una solución al actual embrollo", dice la nota.

Insistieron también en la retirada de las tropas de Washington, una de sus principales demandas para participar en un proceso de paz con el Ejecutivo afgano.

El portavoz talibán Zabihullah Mujahid ya había confirmado a Efe que el cese el fuego de la formación terminaría "hoy".

Durante los tres días de tregua, talibanes y soldados rezaron en las mismas mezquitas, visitaron las áreas gobernadas por la otra parte y hasta se hicieron fotografías abrazándose.

Un gran número de talibanes entraron el sábado en Kabul con el permiso del Gobierno tras dejar sus armas a las fuerzas de seguridad y el ministro de Interior, Wais Ahmad Barmak, se acercó a la entrada occidental a la capital para dar la bienvenida a los combatientes.

Afganistán atraviesa una de sus etapas más sangrientas tras el final de la misión de la OTAN en 2015, que solo continúa en el país en tareas de adiestramiento y capacitación de las fuerzas afganas.

COMENTARIOS